Pableras Poker

 

Y de pronto, en medio del camino, tropiezo con el poker...

 

Aprendí a jugar a los 6 años, y desde el año 2002 todas las navidades organizo una partida con familiares y amigos íntimos en casa para pasar el rato, jugando al chirivito y al poker cerrado, modalidades ya algo obsoletas. No podía imaginarme que el formato de “Poker deportivo” que estaba floreciendo en algunos casinos de España, donde emulando a Las Vegas, empezaban a jugarse Torneos de poker, iba a cambiar mi vida.

 

En el 2006, la gente, cuando escuchaba hablar de poker, se le venía a la cabeza, partidas ilegales en antros de pala muerte llenos de humo y mafiosos. Cuando aprobé la oposición de Bombero en Alicante, un día paseando por casco antiguo me encontré con un poster enorme anunciando un club de poker en la Playa de San Juan. Y allí empecé a jugar una cosa que se llamaba “Sit & go”… De ahí, pase a visitar el ya difunto casino de Villajollosa donde jugué mis primeros torneos de Texas Holdem (Y alguno de 5 cartas!) Y ahí empezó todo…

 

Muchas días me pregunto que aporta el poker a mi vida. La gente piensa que dinero, fama y lujo. Pues no. El poker me aporta vivencias impensables hace unos años. Como me bombea el corazón en una mesa de poker, es difícil que ocurra en otros aspectos de la vida. El poker me ha llevado por todo el mundo y me ha puesto en el camino gente increíble. Con estudio, esfuerzo y trabajo, he llegado a conquistar los mejores torneos nacionales y poder representar a “La roja” por todo el mundo, consiguiendo resultados más que aceptables.

 

Abrí con otros tres mosqueteros, Pacocho, Bidan y Periquillo, una de las páginas más punteras a nivel nacional de informacion, estudio y entrevistas de poker  llamada Pokerviú, mientras escribía sobre todas mis dudas, aventuras y desventuras, tropiezos y victorias en mi blog de poker.
 

La pregunta que me hago ahora es ¿Hasta cuando?

pableras-dia3-280x280.jpg

pableras-dia3-280x280.jpg

Y mientras, intentando que una sala de poker se fije en mi para poder representarla...